(Cap. 51) ASPECTOS BENÉFICOS O ARMÓNICOS

Los Aspectos benéficos, armónicos o consonantes son por orden de fuerza de mayor a menor, los siguientes: TRIG

El Trígono (120°) Los planetas se colocan en dos de los vértices de un triángulo equilátero. El triángulo es símbolo de la espiritualidad en los tres planos del hombre (físico, astral y divino) que, al ser equilátero, indica también equilibrio entre esos tres planos. En definitiva, cuando dos planetas están en trígono emiten cada uno hacia el otro lo mejor que puedan dar de sí, beneficiándose los dos mutuamente. Es un aspecto positivo y reconciliador, capaz de unir en forma de acción dos energías aparentemente opuestas. Canaliza fácilmente la energía hacia actividades creativas, personalmente gratificantes con relativa naturalidad, confianza y espontaneidad. Está vinculado con: crecimiento, desarrollo, satisfacción, vigorización, liberación, privilegios, regeneración, avales, mejoramiento, integración Favorable para un carácter fuerte, pero puede resultar pernicioso para un carácter débil.

La Conjunción (0°) Cuando dos planetas están en el mismo grado del zodíaco, están en conjunción. Este aspecto representa una unión de las fuerzas que representan dichos astros hacia un mismo fin. Concentra la fuerza positiva o negativa de acuerdo con la casa y el signo. Es siempre un punto de concentración de poder en una carta natal, y este poder puede ser liberado de una manera adecuada. Realmente, la conjunción no es un aspecto armónico sino con tendencia a serlo. Esto es así porque, cuando hay una conjunción entre planetas desarmónicos (Saturno y Marte) este aspecto es marcadamente problemático. Pero el principal motivo por el que se considera a la conjunción con tendencia a ser consonante es porque, cuando hay este aspecto entre planetas que no son ni benéficos ni desarmónicos, la conjunción resulta claramente consonante, por cuanto ésta representa la unión de esas dos energías para bien. Se considera como un aspecto que enfatiza la auto-motivación y la expresión directa de los impulsos subjetivos, pero también es un aspecto ligado con la disminución de la objetividad y con una percepción limitada de los otros. Está vinculado con: unión, acuerdo, acoplamiento, idea, Iniciación, comienzo, combinación, adhesión, confluencia, avenimiento

El Sextil (60°) Numéricamente en grados es la mitad de un trígono y, por lo tanto, al derivar de él, es también un aspecto armonizante, aunque con menor potencia que el anterior. Puede potenciar las cualidades más agradables de ciertos nativos, aunque su influencia no es tan fuerte como el trígono. Está vinculado con: movimiento, aspiraciones, proyectos, intentos, conversaciones, promesas, ofertas, diseños, planos, esperanzas, tanteos, intercambio, trueque. Está esencialmente asociado con el plano mental.

El Quincuncio (150°) Es otro aspecto armonizador, al derivar de la suma de un trígono (120°) y un semisextil (cuarta parte de un trígono: 30°). Es un aspecto beneficioso de débil potencia aunque, un poco más fuerte que el semisextil. Aspecto imprevisible, su influencia es en cierta medida poco ortodoxa y variable; pero puede que tenga la suficiente entidad para no ser desestimada. Está vinculado con: aficiones, encargos, transferencias, transmisiones, solicitudes, traspasos, cesiones, relaciones, vínculos, conexiones. El quincuncio es llamado en general “Aspecto de Muerte”.
El Semisextil (30°) Es la mitad de un sextil y el aspecto más débil de los beneficiosos. Ayuda a nivel inconsciente, son los menos importantes, pero podrían indicar tensión, sobre todo si involucran a los planetas mayores. Si tienen lugar entre dos planetas lentos y en casa o signo de escasa prominencia su efecto es casi imperceptible. Está vinculado con: adquisiciones, disponibilidad, recursos, sustancia, capital, préstamos, ventajas, restricciones, rehabilitaciones, fianzas

Desde la perspectiva astrológica, los motivos por los cuales los llamados aspectos armónicos tienen su efecto especial son porque cuando dos planetas están en trígono (a 120°), se encuentran colocados en signos del mismo elemento.
Los signos del mismo elemento son afines, al tener abundantes características comunes por lo que, al estar los planetas en trígono en el mismo elemento, las relaciones entre ambos son armónicas.
De cualquier forma, como explicación filosófica vale, pero no cabe duda de que se hay que hacer mayores investigaciones científicas para explicar en teoría lo que funciona a la perfección en la práctica (demostración empírica). En el caso del sextil, cuando dos planetas generan este aspecto, ambos se encuentran en signos de elementos complementarios (tierra-agua o aire-fuego). El efecto del semisextil, al igual que sucede también en parte con el sextil y el quincuncio, se debe a que es un derivado del trígono.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Estadísticas del blog

  • 682,298 visitas
A %d blogueros les gusta esto: