(Cap. 33) HEMISFERIO OCCIDENTAL

El Hemisferio Occidental comienza en la cúspide de la Casa X y finaliza en la cúspide de la casa IV. (en sentido contrario a las agujas del reloj)

El eje Ascendente-Descendente divide la carta en Hemisferio Norte-Hemisferio Sur

Su punto básico es el Ascendente y se centra en la expresión de la autoidentidad. Cuando la mayoría de los planetas están ubicados aquí, la persona manifiesta mejor su potencial de vida ejerciendo su voluntad e impulso para promover conscientemente sus asuntos personales. Indica mucha iniciativa, la persona se siente inclinada a suscitar sus situaciones de vida, ya que tenderá a influir al medio ambiente en vez de ser moldeada y marcada por el mismo.

Este Hemisferio indica una entrada kármica; la persona es relativamente libre para actuar según su propio interés en la obtención de objetivos con menos obstrucciones o interferencias de terceros. Sin embargo, estas personas al no solicitar la colaboración de los demás, los otros no le ofrecerán la ayuda o asistencia que podría resultarle beneficiosa para las metas que ellos mismos hayan creado. Se resistirán a cualquier tipo de asociación y preferirán perseguirlas solos. En este Hemisferio hay menos intercambio, y por lo tanto, casi siempre estará solo en sus esfuerzos.

Estará condicionado para hacerse cargo de sus asuntos en esta vida, deseará determinar especialmente cómo y cuándo quiere que ciertas condiciones se manifiesten. Se sentirá motivado para actuar según sus propios términos. Cuando decide lo que realmente quiere hacer en este mundo y si desea obtener resultados óptimos, la vida le exigirá que trabaje de manera autónoma, con mucha decisión y concentración hacia el logro de esas metas. A través del desarrollo de la confianza en sí mismo alcanzará las ambiciones que satisfagan sus necesidades.

Si la mayoría de los planetas de este Hemisferio se sitúan sobre el horizonte, la persona se volverá más impersonal y universal; pondrá mucha atención en los asuntos más importantes de experiencia mundana y en el trabajo por el progreso social, pero normalmente siguiendo sólo su propia visión. Cuantos más planetas haya, más exageradas se volverán las cualidades de ese Hemisferio. Bajo esta condición, la persona tenderá a enfatizar excesivamente su individualidad, al extremo de tener dificultades para integrarse con los demás y sentirse igual, así como para funcionar cómodamente como una entidad social. Al estar tan absorbido en sí mismo, no será capaz de percibir objetivamente a las personas con las que entra en contacto. Sólo le interesa en primer término y en especial, cubrir sus necesidades personales. Quiere ser su propio patrón en todas las circunstancias, por lo tanto rechazará aquellas influencias externas que no estén bajo su control, aunque sean constructivas.

Positivamente, encontraremos aquí a los individualistas que se han hecho a sí mismos y que han debido luchar contra la oposición para dejar su propia huella en el mundo; pero al estar poco inclinados a cooperar o a comprometerse, se enajenan con facilidad a los demás, crean mucha distancia social y eligen vivir una existencia solitaria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Estadísticas del blog

  • 682,298 visitas
A %d blogueros les gusta esto: