(Cap. 22) HEMISFERIOS

La carta natal se divide no sólo en los doce signos y las doce casas, también se divide en cuatro secciones llamadas Hemisferios que constan de 6 casas cada uno y en teoría poseen uno de los cuatro ángulos de la carta en su punto medio. El primer ángulo llamado Ascendente se corresponde con el Hemisferio Oriental, el segundo ángulo llamado Fondo de Cielo se corresponde con el Hemisferio Norte, el tercer ángulo llamado Descendente se corresponde con el Hemisferio Occidental y el cuarto ángulo llamado Medio Cielo se corresponde con el Hemisferio Sur. Los ángulos representan cuatro expresiones primarias de identidad que las personas adoptan ante los desafíos de la vida. Los Hemisferios son como una tarta partida en cuatro trozos iguales. Cuando interpretamos una carta astral debemos poner atención qué hemisferio está más enfatizado, es decir si tiene seis o más planetas. Si dos Hemisferios tienen igual número de planetas ubicados en él determinaremos en qué hemisferio se encuentra el Sol, la Luna y el regente del Ascendente (planeta que rige el signo del Ascendente, por ejemplo: si el Ascendente es Aries sería Marte por ser éste el planeta que rige al signo de Aries, si fuera Géminis, buscaríamos al planeta Mercurio ya que este es el que rige al signo de Géminis, etc.) porque el Hemisferio que contengan estos tres planetas dará relevancia a este Hemisferio. Es muy importante considerar qué Hemisferio tiene más planetas, porque nos indica la orientación del nativo hacia la vida, no obstante, si aún resultara difícil determinar qué Hemisferio tiene mayor relevancia, comprobaremos los planetas situados en casas Angulares o cerca de los ángulos; en este contexto la ubicación del Sol es un factor determinante ya que se considera uno de los principales objetivos de la vida.

El Ascendente representa nuestra identidad personal, es por donde nos vemos al salir al mundo exterior, es cómo nos expresamos y la respuesta externa a nuestro comportamiento. Describe nuestra manera de actuar según las características del signo de este ángulo y, cómo nos perciben los demás. El Ascendente señala el signo que corresponde a la Casa I.

El Fondo del Cielo simboliza nuestras raíces más profundas, nuestra identidad heredada, el papel subconsciente que adoptamos y, sobre todo el pasado, pasado que hemos ido desarrollando en ciclos previos de experiencia antes del nacimiento, implica condiciones genéticas o de vidas pasadas. El Fondo del Cielo señala el signo que corresponde a la Casa IV. 

El Descendente es nuestra identidad reflejada en la imagen de los demás. Son nuestras características proyectadas sobre las personas a quienes atraemos y, que a su vez se revierten sobre nosotros. Nos indica en qué forma los demás interactuarán con nosotros. El Descendente señala el signo que corresponde a la Casa VII.

El Medio Cielo también denominado Médium Coeli simboliza nuestra imagen pública, no es una imagen elegida por nosotros, sino que se va formando por las presiones que vamos viviendo de acuerdo a nuestra sociedad. A medida que nos vamos posicionando, podremos ver dónde funcionamos mejor en el esquema social y, también donde seremos puestos a prueba y juzgados por el mundo a través de nuestra imagen pública. El Medio Cielo señala el signo que corresponde a la Casa X.

El Hemisferio Norte comienza en la cúspide de la Casa I y finaliza en la cúspide de la Casa VII. Su punto básico se halla en el Fondo de Cielo y, como se encuentra por debajo del horizonte del horóscopo, simboliza todo aquello que es personalmente subjetivo. En los nativos con un Hemisferio Norte enfatizado la aproximación a la vida será introvertida, necesitando por ello encontrar un significado personal en su vida. No le resulta cómodo tratar asuntos mundanos, no dejará sus necesidades personales de lado, sino todo lo contrario, el desapego le resultará difícil.

El Hemisferio Sur comienza en la cúspide de la Casa VII y finaliza en la cúspide de la Casa I. Su punto básico se halla en el Medio Cielo y, como se encuentra por encima del horizonte del horóscopo, simboliza la experiencia consciente centrada en el mundo. En los nativos con un Hemisferio Sur enfatizado la aproximación a la vida será extrovertida, alejando al nativo del dominio interior e impulsándolo hacia objetivos activos en la sociedad. Poseen un mayor sentido de participación y se sienten cómodos relacionándose con la gente. El único inconveniente será que quizás descuide sus necesidades interiores y busque las soluciones a sus problemas fuera de sí mismo en lugar de hallarlas en su interior.

El Hemisferio Oriental  comienza en la cúspide de la Casa X y finaliza en la cúspide de la Casa IV, en sentido contrario a las agujas del reloj. Su punto básico se halla en el Ascendente centrándose en el ejercicio de la voluntad y en la expresión de la autoidentidad. Los nativos con un Hemisferio Oriental enfatizado manifiestan su potencial ejerciendo su voluntad y dando prioridad a sus asuntos personales. Denotan mucha iniciativa, sobre todo cuando la mayoría de los planetas se ubican en las tres casas bajo el horizonte, lo que indicará que intentará llevar las riendas de su vida en lugar de influenciarse por su ambiente. El nativo es relativamente libre para actuar en la consecución de sus objetivos ya que este Hemisferio indica una entrada kármica. Huirá de las asociaciones y, al no solicitar ayuda de los demás, tampoco los demás se la ofrecerán, encontrándose casi siempre solo en el logro de sus metas. Normalmente seguirá sólo su propia visión, son las personas que se hacen a sí mismas y en muchos casos deciden vivir una vida solitaria.

El Hemisferio Occidental  comienza en la cúspide de la Casa IV y finaliza en la cúspide de la Casa X, su punto básico se halla en el Descendente. Los nativos con un Hemisferio Occidental enfatizado se centran en la percepción personal de lo social, no posee la libertad de acción para determinar la dirección en que debe encauzar su vida. Suele ocurrir que sus asuntos dependen de más de los demás que de sí mismo con la probable consecuencia de que llegue a convertirse en creación de su medio ambiente. Si quiere obtener un equilibrio en su vida, sus acciones deben ser ventajosas para los demás, es decir, debe compartir. Los demás le ayudarán en la consecución de sus objetivos, cuanto más dé más recibirá; será difícil que obtenga beneficios si lo hiciera a expensas de los demás.

Los Hemisferios Oriental y Occidental, al igual que los Hemisferios Norte y Sur son opuestos polares naturales, si nos centramos en la expresión de un Hemisferio excluyendo su polaridad, se desarrollan perspectivas distorsionadas y conflictivas.

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Trackback: Hemisferios: La Cubeta « 05.11.1982-16:30
  2. José Henrique Pérez Calvo
    May 22, 2016 @ 14:49:39

    Gracias por tantos aportes constructivos

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Estadísticas del blog

  • 680,333 visitas
A %d blogueros les gusta esto: