(Cap. 16) SATURNO

Saturno, es un planeta alejado del centro del sistema solar y, por ello, su traslación alrededor del Sol  es bastante lenta, tarda 29 años y medio en dar la vuelta, con lo cual el tiempo que permanece en cada signo es aproximadamente de más de dos años. Es el planeta del destino, la voluntad, la experiencia y las pruebas materiales. Con frecuencia se percibe como un poder desarmónico, ya que marca nuestros puntos vulnerables, causa retrasos, obstáculos, baja vitalidad, enfermedad, tristeza, melancolía, etcétera, pero también es el planeta de la profundidad de espíritu, los estudios prolongados y nos hace comprender el sentido de la obligación, disciplina y de la responsabilidad. Es el planeta  del tiempo y todo lo que con él se relaciona, la vejez, la experiencia, la sabiduría, la madurez. Es también el símbolo de la materia, sus efectos son duraderos, por lo que está relacionado con las dificultades económicas, la ruina, los retrasos, la burocracia, el materialismo, la usura, etcétera. Las personas cuyo signo rige este planeta sienten atracción por las matemáticas, ajedrez, antropología y suelen ser muy buenos trabajadores. Saturno siente antipatía por la irresponsabilidad y la imprudencia, estando en su mano el dominio temporal  sobre el plano o esfera material. Todo lo da al que es disciplinado y ahorrador, pero todo lo quita al que es mezquino y usurero pues, a este último, no le deja ni disfrutar de su cuerpo, que él suponía que era suyo. No se puede uno andar con tonterías con Saturno porque, una vez cometido el error, no valen recomendaciones para calmar a este implacable dios. Él domina la materia, hasta tal punto de que ésta sea al ser humano un apoyo, o bien, una opresión inaguantable que puede durar años. Saturno rige las pruebas materiales, pero nos proporciona la voluntad para superarlas. Antiguamente fue el planeta más distante en el Universo conocido. Sus anillos indican trabas y restricciones. No se puede observar a simple vista, y la idea de que Saturno simboliza la limitación es parte de la teoría astrológica, mucho antes de que se inventase el telescopio y se descubrieran sus anillos.  Se asocia con la vejez, la perseverancia, la tenacidad, el frío, lo inevitable, los cambios lentos, la inhibición, la restricción e intolerancia. Rige: la piel, dientes, huesos, la vejiga urinaria, el bazo, cristalización del ácido úrico, artritis. Le corresponde el sábado como día de la semana y el metal que le corresponde es el plomo. Es el planeta regente del signo Capricornio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Estadísticas del blog

  • 788,544 visitas
A %d blogueros les gusta esto: